lunes, 18 de enero de 2016

Operación Bikini

¿ A qué llamamos Operación Bikini?

Es el resultado de tanta publicidad, la presión social (estar con un cuerpo "10"), en el trabajo (para conseguirlo o mantenerlo) y muchos más factores, sobre todo sociales (encontrar pareja, agradar a los amigos, etc...).

Con más de una década de antigüedad, "la Operación Bikini", está instaurada en nuestras vidas, sobre todo cuando se acerca el verano, y muchas empresas de publicidad, de cosméticos, productos adelgazantes, y "dietas milagro", hacen su "agosto", pero yo plateo:

¿No será mejor estar todo el año alimentándonos de forma saludable, para perder esos kilos de más, y no solo en 2 o 3 meses o incluso semanas, y después recuperar el doble?

Si aprendemos a comer sano, entraremos en el canon de está sociedad sin ningún problema. Pero lo más importante, no es esto, sino encontrarnos a nosotros mismos, más guapos, con cuerpos tonificados, o intentarlo, y no solo en verano, sino durante todo el año.


Solo con salir a la calle, te das cuenta de que cada vez más hombres, entre ellos los adolescentes, sufren este problema social (solo hay que mirar como van peinados con esas crestas o tupes, pensando más en la moda o en el que llevar puesto que en preocuparse en labrarse un futuro), ya que aunque tengan un cuerpo aparentemente sano, intentan estar más delgados de lo que deberían, y no se dan cuenta, de que un cuerpo delgado no es sinónimo de salud.

Ellos se apuntan a las temidas "dieta milagro" (como el beber agua), con unas estrictas y severas pautas alimentarias, complementos proteínicos o adelgazantes, innecesarios e incluso peligrosos para nuestro organismo, ya sea para los riñones por exceso de proteínas, como nuestro tracto gastrointestinal, por exceso de fibra o falta de vitaminas y/o minerales. Por eso, siempre será mejor, aprender a comer o recordar de como hacerlo,y así, lograr equilibrarnos tanto el cuerpo como la mente.

Consiguiendo un equilibrio, nos olvidaremos, para siempre, de está publicidad engañosa, y cuando se acerque el verano, no haremos ese esfuerzo, casi siempre excesivo (con resultado, a veces, inalcanzable e imposible), sino que sin darnos cuenta tendremos, o por lo menos, estaremos cerca de nuestro normopeso, y por consiguiente, estaremos más felices.

¡ A por ello! ¡Vamos a lograrlo juntos!